sábado, 4 de abril de 2015

Soluciones a los tesoros perdidos en la nada, lugares mágicos

1) Ermita de San Bartolome de Ucero (Soria)
Fue construida a mediados del siglo XII y se encuentra, según se cuenta, en un lugar que los templarios lo consideraban mágico, el Cañón del Río Lobos (Soria). 
Que la hace mágica: que está a la misma distancia de los límites este y oeste de la península Ibérica, que la línea de unión de este santuario con lugares donde están otras iglesias templarias forma una cruz de malta,  símbolo de la Orden del Temple, por lo que nos hace pensar que este lugar fue escogido por los caballeros de dicha orden para realizar rituales esotéricos. La decoración de la misma, con referencias a la alquimia, hace pensar que así seria.



2) Iglesia de Santa María la Blanca de Villalcázar de Sirga (Palencia)
Este templo fortaleza en sus inicios de construcción (siglo XII), fue gracias a la Orden de los Templarios, pero sus obras se alargaron hasta dos siglos después y sin haber sido completado el ambicioso proyecto de aquella.
Situada en el Camino de Santiago, fue lugar de inspiración para el rey Alfonso X el Sabio en la composición de las famosas Cantigas de Santa María.