miércoles, 27 de julio de 2016

EL DIABLE EN L'ART



Bisbe Agustí.

Porta una mitra i posseeix un bàcul. Sosté el seu atribut, un cor travessat per dues fletxes, un senyal del seu penediment pels pecats de la dissipació que va cometre en la seva joventut. Rodejat de cors travessats més grans, suspesos sobre les cadenes en poder dels dimonis i àngels.


Hores de Catalina de Cleves (1440)
Il·luminat pel Mestre de Catalina de Cleves
Utrecht, Països Baixos

https://www.facebook.com/El-diable-en-lArt-687456868029361/



viernes, 20 de mayo de 2016

PINTORES Y OTROS ARTÍFICES DE LA VALENCIA MEDIEVAL. PINTOR DE LA TIENDA NUEVA DEL REY.

Hola amig@s, en ilustraciones que representan las guerras medievales o la acción de sitiar una ciudad para su conquista, según vemos en la siguiente imagen, con una primera mirada visualizamos la batalla, pero fijémonos detenidamente y apreciaremos que, en primer plano, tenemos un aposento. Se trata de la tienda real en la que se encuentra el monarca francés Luis IX, ya sin vida, sobre su lecho y acompañado de algunas personas de su séquito.


El sitio de Tunis (Túnez), Grandes Chroniques de France de Jean Fouquet
En un paisaje de mar y tierra, vemos la ciudad fortificada de Tunis (Túnez), barcos, guerreros con sus armas y otros elementos que componen tan excelente miniatura de Jean Fouquet. Junto a la tienda del monarca hay otra y esta, con algunas más, serian los alojamientos de las huestes guerreras que le acompañaban.
Si, de tiendas vamos¡¡, pero no de compras...

Pinturas murales del castillo de Alcañiz (Teruel)
Cuando los monarcas, tanto el rey como la reina o ambos con su séquito, se desplazaban de su residencia habitual, castillo o fortaleza, por motivos políticos, sociales, económicos u otros menesteres, y no encontraban lugar de hospedaje, aquellos, los reyes, llevaban sus propios aposentos.

Detalle Cantiga 165c, montando una tienda
Las tiendas fueron siempre habitaciones por excelencia. Generalmente de forma redonda, se levantaban plantando un poste central de madera, este ricamente adornado, del que partían una serie de cuerdas que llegaban al suelo formando el armazón que, finalmente, se podía cubrir de pieles aunque, de manera general, se hacia con tela de uno o varios colores. Estas podían estar ricamente decoradas con diferentes motivos ornamentales como armas reales, blasones u otras señales que las hacia distinguirse unas de otras. Aparte de otros elementos que la componían, quiero destacar que en el techo, el cual se cerraba con una pieza de metal o cuero, se coronaba con emblemas corpóreos.


Pinturas murales del castillo de Alcañiz (Teruel)

Detalle de las pinturas murales del castillo de Alcañiz (Teruel)
Como ya os he comentado, es en los actos bélicos ocurridos en la edad Media donde, tanto en pintura como en miniatura, están más representadas.


Batalla de Agincourt (siglo XV)
Lambeth Palace Libray, London, UK/ The Bridgeman Libray
Pero entre la cruel realidad de aquellas luchas, también hubo representaciones idealizadas de los sucesos, acciones heroicas o hechos campales ocurridos y algún momento lúdico.

Libro de los Juegos f. 64r (siglo XIII)
Uuf¡¡ por fin la tenemos montada...
Ah, pero hasta llegar a este punto hay que pensar en la cantidad de manos, personas con distintos oficios que intervinieron, como los tejedores, tintoreros, carpinteros, cordeleros, perpunters (cosedores), entre otros, pero de todos ellos quiero destacar a unos artífices como los que os presento a continuación: pintores.


Detalles de las pinturas de la techumbre de la catedral de Teruel
En la edad Media se puede distinguir, de manera oficiosa, entre los que pintaban obras menores (escudos, banderas, tumbas, señales de arma reales, sillas, cruces, sellos, cirios pascuales y otros), no por ello menos importantes, y los que manufacturaban obras mayores como la pintura en murales o de retablos. 
Detalles de las pinturas de la techumbre de la catedral de Teruel
Cada uno de ellos merece un post (poco a poco), pero ahora quiero presentaros a Joan Saragossa, pintor, documentado en Valencia entre los años 1391-1429. De sus referencias documentales, nos interesa la que se mencionan sus trabajos.
El documento es una àpoca (recibo) del año 1429, ésta firmada por él, por la cual recibe 50 sueldos y 5 dineros del Batle (alcalde) del Reino de Valencia, cantidad que se le paga por el material y varios trabajos efectuados "(...)  del dit siti de la tenda nova del dit senyor rey, (...)"(Alfonso el Magnanimo). Un notario y otro pintor, Joan Esteve, actuaron como testigos en el acto notarial.
“En Johan Saragoça, pintor de la ciutat de València, ferma àpoqua al batle general de cinquanta e cinch sous, cinc diners per mans d’en Bernat Mercader, les quals he bestrets e pagats en comptants de diversos colors e altres coses necesàries a obs de pintar l’arbre e un siti perillos e lo tallador e los forchs del dit siti de la tenda nova del dit senyor rey, la qual de manament del dit senyor rey fets segons que la dita despesa apar per cent e huyt compte scrit en un full de paper, et cetera.
Testimonis en Salvador Piquer, notari e en Johan Steve, pintor.”

Felices días de acampada¡¡ 

Para aquell@s que esperabais la tercera entrega de Brujas y Diablos en el Reino de Valencia y viceversa, debido a la complejidad del tema no la he acabado, así que su publicación será jajaa..pronto. 
Si alguien se ha quedado sin leer las anteriores, ahí van los enlaces:

http://sunimocholirosello.blogspot.com.es/2016/04/diablos-y-brujas-en-la-valencia.html

http://sunimocholirosello.blogspot.com.es/2016/05/brujas-y-diablos-en-el-reino-de-valencia.html







viernes, 6 de mayo de 2016

BRUJAS Y DIABLOS EN EL REINO DE VALENCIA

Cuando piensas en brujas y diablos, te parece que, tanto las unas como los otros, están lejos de ti, en Salem o Zugarramurdi por ejemplo, y que no l@s hay donde tu vives, pero cuando inicias una investigación, cuando te informas o, como en este caso, viajas por tu tierra y sientes curiosidad por este tema... ¡¡¡aparecen!!!.




Emprendemos el viaje, (con o sin escoba jaja) y nos vamos hacia la provincia Castellón. Nos adentramos en su interior para llegar a un pequeño municipio, Zorita del Maestrazgo (Sorita del Maestrat), en la comarca de los Puertos de Morella.



Si hay tiempo, este pequeño pueblo merece una visita, pues está relacionado con la villa de Morella desde el siglo XIII.




Uuuf¡, parece que tenemos tormenta, pero hay que seguir hacia el lugar más emblemático de esta zona.

A unos 3 kms de Zorita, nos encontraremos con el sorprendente santuario de la Virgen de Balma o el "dels Endemoniats".



Ah¡, pero antes de llegar hemos de salvar un obstáculo: la lucha entre el Bien y el Mal.




A mitad de camino nos encontraremos con una emblemática Cruz Cubierta, esta sostenida por cúpulas de pechina y con imágenes de las Virtudes Teologales y Cardinales y la Buena Obra, pintadas al fresco de la mano del pintor Cruelles (1860).


 

Esta no nos interesa tanto como obra de arte, sino mas bien por que en ese lugar se representa una escenografía medieval: la lucha entre un Ángel y el Diablo, que bien puede tratarse de la tan representada imagen del Árcangel Miguel contra el Diablo.



Y en este tiempo contemporáneo, está interpretada en versión local y por gente del lugar, tal y como vemos en las siguientes imágenes. 



Pero, vamos, vamos que las brujas y l@s endemoniad@s nos esperan.



Superada la "prueba" del Bien y del Mal, en la que el Ángel vence al Diablo, encaminamos nuestros pasos hacia el santuario.


Santuario Virgen de Balma


Como podéis apreciar se trata de un edificio religioso enclavado en la roca o balma, palabra de origen céltico, con la acepción de cavidad u oquedad. Y me pregunto ¿Estuvieron por estos lares los celtas? Practicaban su culto, sus rituales en la cueva? Y en siglos posteriores hasta la España musulmana? No sé si habrá documentación o información al respecto, pero averiguarlo puede ser un nuevo reto, mientras nos conformamos con las siguientes imágenes.




Lo cierto es que el lugar se prestaría a ello, pues fue, en otras épocas, paraje alejado, insólito y singular y de difícil accesibilidad a la cueva, espacio este que se asocia con lo mágico, por lo que seria el lugar ideal para ciertos rituales. 



La documentación sobre la villa de Zorita y de su santuario nos lleva al siglo XIII, trás la reconquista de estas tierras por Jaime I a los árabes.


Desde años ochenta del siglo XIV se tiene noticias del santuario como tal, ya que anacoretas y ermitaños buscaban la soledad del paisaje para sus oraciones y penitencias. 



Pero Suni, y las brujas, los diablos y endemoniados?



Os emplazo a la siguiente entrada en la que las habrá. Estarán las de este lugar y las de la ciudad de Valencia.








viernes, 15 de abril de 2016

DIABLOS y BRUJAS EN LA VALENCIA MEDIEVAL: "EL BUTONI"

No sé si será cuento, leyenda o verdad el recuerdo que tengo desde mi infancia: 

El "Butoni" de València “el conegut com a “home del sac valencià” que espantava als nens rebels ja en l'Edat Mitjana.



Lo cierto es que se trata de un personaje conocido por (casi) tod@s los/las valencian@s que nacieron en el siglo pasado -¡eeh que no somos tan mayores!-, pues nuestros padres, especialmente las madres, nos decian: Dorm o vindrá el "Butoni" y que también nos lo recordaban "com el home del sac".


En este caso, era para quienes no nos portábamos bien (yo era una niña buena jaja), y también  con el fin de asustarnos y regresar pronto a casa, antes del anochecer, ya que, según mis recuerdos, había un motivo, pues se sabia de hombres que vagaban por las ciudades en busca de niñ@s para llevársel@s a lugares desconocidos. En ello hay algo de cierto, ya que se tenia noticia de secuestros de niñ@s para matarlos y extraer su sangre, ésta para curar ciertas enfermedades (terrorífico).
A veces las leyendas llevan a hechos reales y estos conllevan a contarlos llenos de fantasía, deformados, magnificados perdurando a través de las tradiciones.



Esta introducción me ha servido para daros a conocer un pintor, Antoni Mercer, documentado en Valencia entre los años 1417-1440 y, según consta en un registro, se le encargó pintar la imagen de un diablo en una tabla de evangelios de la Cort de Villarreal (Castellón), pagando por su trabajo 1 sueldo.  

Y de las brujas, qué sabemos?, Pues haberlas "haylas" en tierras valencianas, pero ya os lo contaré  en otra entrada.





miércoles, 30 de marzo de 2016

Los libros, saber y belleza. Oficios de la Valencia medieval: "Ensenyar a llegir i escriure la llengua valenciana." Iluminadores, escribanos, encuadernadores (II)

¡Hola!
He vuelto, tal como os prometí para continuar el tema, el cual en su día compartí con vosotr@s y tan buena acogida tuvo.
Por si alguien no leyó la entrada anterior, adjunto la dirección:

http://sunimocholirosello.blogspot.com.es/2015/06/los-libros-saber-y-belleza-oficios-de.html

Iniciamos ésta con un artífice de la Valencia Medieval, Pere Soler, del que se tiene noticia de su estancia, en la mencionada ciudad, desde 1404 al 1434, aunque antes estuvo trabajando como iluminador en Aviñon (Francia) para el Papa Benedicto XIII.
Aparte de su faceta artística como iluminador, en otros documentos se le menciona como pintor y escribano e incluso como "lligador" (encuadernador).
Por las referencias documentales conocemos, entre otros trabajos, el encargo de iluminar un salterio y un misal, éste llamado:"Summa Predicabilium"


Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico
(...) per il·luminar, caplletrar e parrafar un libre appellat Summa predicabilium.

El párrafo anterior ha sido extraído de un registro documental del año 1429, por el cual Pere Soler y otro iluminador, Domènec Adzuara, otorgan àpoca (recibo) por el pago de los trabajos hechos en el mencionado libro. Este fue hecho para fray Mateo de Reggio por encargo de la reina María de Castilla, a la que vemos en el detalle de una miniatura.

Los reyes, Alfonso y Maria, y su corte asisten al oficio en la capilla real
Detalle de la miniatura de Lleonard Crespí




Miniatura del Libro de Horas de Alfonso el Magnánimo
Lleonard Crespí , siglo XV
 British Library,  Londres

Las siguientes imágenes ilustran el trabajo de laicos y religiosos, en su obradores o monasterios, en la redacción o copia del manuscrito o libro.


Oficios medievales

Detalle 

San Jeronimo. Maestreo del Maréchal de Boucicaut  (1410-1415)
Museo  Jacquemart André (Paris)




Ilustración que recrea el trabajo de escribir o copiar e iluminar


Ah¡, pero el trabajo de escritor no fue oficio exclusivo de los hombres, pues hubo mujeres escritoras de gran relevancia, entre las que citaré, por ejemplo, a Christine de Pisan, reconocida como tal durante gran parte de su vida (Italia 1364- Francia 1430).

Christine de Pisan (Italia-1364, Francia 1430)


Y como no citaré a Elionor Manuel de Villena, más conocida como Isabel de Villena, nacida en Valencia en 1430 y fallecida en 1490, religiosa, conocida como la primera escritora en lengua valenciana, destacando como poeta y prosista. Desgraciadamente de toda su obra solo se ha conservado la "Vita Christi", reconocida universalmente.



Pero sigamos con el continente del manuscrito, que una vez escritas las hojas, se procedía a unirlas de manera artesanal (relligat a mà) amarrandolas con hilos de cáñamo.
De aquí el oficio de lligar, (encuadernar). 

Detalle del ligado o encuadernación de un manuscrito

La cubierta, para las páginas ya unidas, dependía del tipo de manuscrito. En el caso de los libros administrativos o notariales, su encuadernación se hacia sin lujos. Es a partir del siglo XII cuando algunos manuscritos se cubren con un envoltorio de piel y tela. Con ello se protege y sirve de soporte para apoyar el libro.



  Libro-manuscrito de Comptes (de Jaume Celma, clavari )
por los costos para la entrada del rey Fernando  I de Aragón
Archivo Histórico Municipal (Valencia)

Aunque algunos  fueron encuadernados con cubiertas pintadas, éstas tan curiosas e interesantes como la que os presento. 


Cubierta del libro del biccherna de Siena (1343)
The Metropolitan Museum of Art New York

Es un panel de madera pintando, que sirvió para cubrir el libro de cuentas del biccherna (magistrado) de Siena.

En la parte superior están representados tres personajes, todos ellos del comité de tesoreros y administradores de la comuna y cuyos nombres figuran a continuación. Quizás el mas curioso sea el carmarlingo (secretario), con sus ropaje de monje cisterciense, contando la bolsa de dinero ante dos oficiales.


Detalle de la cubierta del libro del biccherna de Siena (1343)
The Metropolitan Museum of Art New York


Algunas cubiertas son, como podéis comprobar en la siguiente imagen, de belleza excepcional por su labor artística. Ésta destaca por su repujado en oro y piedras preciosas como la esmeralda y otras de tonalidades azules, además de las perlas.

Cubierta con incrustaciones
Codex Aureus de San Emmeram (870
Bayerische Staatsbibliotehek, Munich (Alemania)

Vemos otro ejemplo de cubierta espléndidamente trabajada.


Biblia Pauperum (Biblia de los pobres)


Aunque no todas las portadas son tan singulares como la que hemos visto, pero algunas tienen características particulares como los adornos de metal: clavos incrustados, esquineras y cierres con cadenas. Éstas servían para encadenar, en los pupitres o mesas, aquellos libros que eran mas solicitados para evitar su robo.






Encuadernaciones de la Edad Media


Como habéis podido apreciar, algunos manuscritos o libros estaban cubiertos con portadas de piel, finamente elaboradas.





Otra característica en algunos libros es la de los cortes dibujados. 



Ésta decoración ya se utilizaba en la Edad Media para embellecerlos.








Si el texto ya destaca por estar redactado con una pulcritud y caligrafía excelente como se puede apreciar en el siguiente folio


Folio del  libro  "Summa Predicabilium" (siglo XV)




la decoración es de una técnica de costoso proceso, en la que se incluye una miniatura, letras capitales decoradas y bordes (droleries) decorados con pequeñas escenas figurativas, de animales y motivos vegetales, todo ello de marcada fantasía.


Manuscrito  de "Les Usatges i Constitucions de Catalunya)


Una parte de la página iluminada es la letra capitular.


Letra capital del manuscrito de Cancillería Real (1344)
del rey de la Corona de Aragón Pedro IV el Ceremonioso
Biblioteca Nacional de Francia
La letra mayúscula o capital se empleaba, en los libros miniados, como inicial de la primera palabra del cuerpo superior con respecto al resto del texto y, como podéis observar, estaba ornamentada con intención de dar una visión estética. También podía ser la letra inicial de un capítulo, párrafo, documento o cualquier otro escrito en el que se quisiese resaltar del conjunto.
En la que os muestro está representado el rey de la Corona de Aragón Pedro el Ceremonioso, o "el del Punyalet" (1319-1387). 


Parte del rollo genealógico en el que está representando Pedro IV de Aragón (1400)
Monasterio de Poblet (Cataluña)


Detalle de la letra capital del manuscrito de Cancillería Real (1344)
del rey de la Corona de Aragón Pedro IV el Ceremonioso
Biblioteca Nacional de Francia



En la siguiente imagen, nuevamente apreciamos el trabajo de tan singular precisión,tanto en el plegado del ropaje, en las actitudes de los personajes, los detalles y el colorido manifestando todo ello una técnica perfecta.



Página iluminada del Llibre de Consolat de Mar
Jaime I rodeado por su corte
Domènec Crespi



Espero que os haya gustado.