miércoles, 18 de febrero de 2015

Oficios y documentos de la Valencia Medieval. Els brodadors/ Los bordadores


Aunque no se sabe con exactitud sobre el origen del bordado y su desarrollo, posiblemente este fue invención de alguna de las civilizaciones que vivieron antes de nuestra era como las de Mesopotamia, pues a través de sus obras de arte podemos apreciar como las vestimentas que lucían estaban realzadas con ornamentos que las hacia más vistosas.

Friso de los arqueros. Palacio de Susa
Museo del Louvre, Paris (Francia)
Asurbanipal matando un leon  (bajorelieve)
British Museum (Londres)

También en Egipto se adornaban algunas partes de las telas con adornos, de las que solo hacia uso la gente de alta posición, aun así es difícil que puedan adjudicarse ciertos tejidos salvo los coptos, pero con toda seguridad los hubo pues los testifican sus numerosos relieves, pinturas o papiros. 


Plantas y una águila desplegando sus alas, s.IV - s.V d.C. 
Museo Copto del Cairo, (Egipto)

Papiro de Harris, representación del reinado de Ramses III
British Museum (Londres)

Siguiendo la historia, hay noticias del activo comercio de los fenicios que entre los productos que comerciaban se encontraban los bordados orientales, e igualmente Grecia y Roma embellecían sus vestimentas con bordaduras.


 Diferentes tipos de vestimenta griega

Lo que sí que está más o menos claro es que el oficio de bordador adquirió mayor importancia durante la edad Media, siendo el imperio bizantino el más destacado en  los primeros siglos de dicho periodo.


Mosaico de Justiniano, siglo VI, San Vital, Ravena (Italia)

Mosaico de Teodora, siglo VI, San Vital, Ravena (Italia)

Como se ha podido apreciar, Bizancio recogió la técnica del bordado de civilizaciones como la persa, difundiéndose ésta por los diversos territorios occidentales, uniéndose con otras innovaciones cristianas, por lo que el bordado se magnifica desde el siglo XII.


Bordado de la Condesa Guisla de Balsereny, 
condesa de Osona, esposa de Ramón Belenguer I

Bordado del museo del monasterio de Guadalupe (Extramadura)

Por definición, el bordador/a es la persona que tiene por oficio ornar un tejido mediante hilo con pases de aguja u otros ornamentos. 


Bordadores medievales

Esta figura, dentro del mundo artesanal medieval, fue bastante importante puesto que enriquecían la vida social a un conjunto de clientes, como la iglesia, la monarquía, la nobleza e incluso la burguesía con una magnífica y esplendorosa variedad de prendas religiosas, vestimentas en general y draperies (vestidos o paramentos de la ropa).

Retablo y detalle de la Virgen y San Jorge, de Lluís Borrassà
iglesia de San Francisco, Vilafranca del Penedes (Barcelona)

Si bien constituía un pasatiempo habitual de las mujeres, el bordado profesional era ocupación de un sexo y otro, gran parte en talleres familiares. Los obradores podían expandirse notablemente en respuesta a una gran demanda por parte de la corte y el estamento eclesiástico,





la nobleza,
y, como no, los burgueses.



Tras esta breve historia del bordado, a continuación nos centramos en cómo se desarrollo este oficio en el Reino de Valencia. Después la reconquista de las tierras valencianas de por parte de Jaime I, fue esencial la venida de artistas y artesanos de otras partes de la Corona de Aragón, erigiéndose una nueva cultura, lo que revirtió en las obras de arte.
En lo referente a los bordadores, hay referencias de estos y de sus obradores en la Valencia medieval, interesándose los monarcas por dicha actividad, hecho que hizo aumentar su obra (frontales, ropa eclesiástica, cortesana, del hogar) aunque, y debido en parte a la fragilidad del material, poco se ha conservado, como el frontal de la siguiente imagen que estuvo en la catedral de Valencia hasta los años 30 del siglo pasado, y que de haberse conservado seria tan hermoso como los que vemos a continuación, que aunque son de origen valenciano, actualmente se encuentran en el museo de Vic en Lerida.


Frontal de la Pasión
Catedral de Valencia
Frontal de la Piedad, anonimo, siglo XV
Museo de Vic, Lerida (Cataluña)
Frontal dela Anunciación, anonimo, siglo XV
Museo de Vic, Lerida (Cataluña)
Hasta hoy, la primera referencia documental en la ciudad de Valencia es la del 30 de junio de 1390. En dicho año se redactaron los capítulos que se firmaron entre los majorals de los gremios de Armers o Freners, los pintores Llorenç Saragossa, Antoni d'Exarch y Domènec de la Rambla, y otros asociados del oficio por un lado, y Gil Sagra, Domènec de Rueda, Miquel Climent y Domènec de la Torra, bordadores, por otro lado, para la confección de una tela con la imagen de San Martín. 
La ilustración siguiente es una pintura, pues por desgracia el encargo que se capituló se da por desaparecido. Ahora bien, si nos fijamos en la imagen la facturación de San Martín bordado debió ser muy bella. 


Tabla central del retablo de San Martín,Santa Úrsula, San Antonio Abad, siglo XV
Atribuido a Gonçal Peris Sarriá
Museo de Bellas Artes de Valencia
Tan magnifica como la de San Miguel Árcangel en su lucha con el dragón.

San Miguel Árcangel y el dragon, siglo XV
Detalle del frontal de la iglesia de Benassal (Castellón de la Plana)
Del documento, por el cual  se encargó la obra, reproduzco algunas partes por ser interesantes y curiosas:

“In nomine Domini nostri IesuChristi et eius divina gratia, amen. (...)i sequitur:
Capítols tractats e avenguts entre en Francesch Martí, en Pere Camarasa, freners, en Jacme Cambres, seller, en Bernat Garcia, spasser, en nom e axí com a majorals en l’any present de la almoyna appellada de la Armeria o dels Freners, de una part, e en Gil Sagra, en Domingo de Roda, en Miquel Climent e en Domingo de la Torra, brodadors, de la part altra de e sobre un drap que los dits en Gil Sagra, en Domingo de Roda, en Miquel Climent e en Domingo de la Torra an a brodar ab tot acabament fer e acabar als dits majorals qui ara són o per temps seran, sots certs pactes, penes, formes e condicions segons e pus largament dejús és contengut e ordenat:
Primerament que·ls dits en Gil Sagra, en Domingo de Roda, en Miquel Climent e en Domingo de la Torra han ab tot acabament a fer brodar e acabar als dits majorals qui ara són o per temps seran un drap de [...] ab una ymatga storiada en mig del dit drap a forma o semblança del benaventurat sent Martí, 
la qual ymatja haja set palms de larguea e tres palms de amplària, la qual dita ymatja sia bé e perfetament obrada e acabada de fil d’or e de fil d’argent e de diverses colors de seda. Et per les orles del dit drap los dits maestres o brodadors hajen e sien tenguts de fer obrar o brodar deu cavallers ab paraments reals bé obrats e acabats, semblantment de fil d’or e d’argent e de diverses colors de seda segons se pertany.
Ítem, los dits mestres e brodadors hajen(...)
Ítem, (...)
Ítem, que los dits X cavallers, letres e títols sie-y bé obrats, brodats e acabats si segons per la forma o manera de una mostra obrada e acabada en un troç de drap […](...)
Ítem, que los dits majorals que (...)
Ideoque laudantes, a(...). Quod est actum Valencie.
Testes huius rei sunt Rodericus Martinez et Egidius Lópeç, selleri, vicinis Valencie.”


En el 1399 otorgaron àpoca (recibo) Pere Morlans, Francesca, su mujer y Francesca, viuda y madre del pintor, en la que reconocen deber 20 florines a Francesc Clar, bordador, por la compra de cierto sombrero con un capmall (protector) bordat.



A Gil Sagra lo tenemos de nuevo documentado en el 1403, por los trabajos de un pali (palio) para el monasterio-cartuja de Vall de Crist, en la ciudad de Altura (Castellón)




Por un documento del pintor Joan Peris, este registrado en agosto del 1408, sabemos de la existencia del bordador Francesc Deulofeu


Fragamento de capillo de una capa pluvial, siglo XV
Iglesia parroquial de la Asunción de Maria, Castellfort (Castellón)

Dibujo en cartón, anónimo, siglo XIV


Como hemos podido observar mediante la ilustración anterior, para realizar los bordados de imágenes había dibujos previos que entendemos realizarían los propios bordadores o, en algunos casos, solicitarian la colaboración de pintores o imagineros.


Importante documento el de 1411, por el que se conoce el pedido hecho al bordador Bernat Mont. Este alude a una àpoca (recibo) que firmó por la cantidad de 40 florines en pago de un total de 200, por el precio concertado por la facturación de un palio con imágenes, este para el altar de Santa María de la catedral de Valencia.




“Eadem die mercurii, XIIIIª ianuarii anni predicti MiCCCCi undecim.
Sit omnibus notum quod ego, Bernardus Mont, brodator, civi Valentie, scienter confiteor vobis, honorabilis viro domino Iacobo Borraciim canonico ac thesaurio sedis Valentie, (…) duocentos florenis auri comunes de Aragone qui michi promissi firmitir et eos hubiu integre pro brodando et faciendo quoddam notabili pallium iam ymaginibus pro altari maiori Beate Marie sedis predicte,(…).
Teste inde sunt honorabilis vir dominus Petrus Guitardi, precentor, et discretus Guillelmus Castelló, prebister beneficiatus in sede Valentie."

Al maestro bordador, Bernat Miró, se le encarga, según contrato registrado en el 1415, la confección de una capa historiada para un sacristán. 


Capa pluvial, siglo XV
Iglesia arciprestal de Morella, (Castellón)

La imagen anterior no corresponde al contrato más abajo reproducido, pues por una parte tenemos obras conservadas y por otra los documentos por las que fueron encomendadas, pero difícilmente coinciden.


“Lo contracte de fer una capa istoriada per en Bernat Miró a obs del senuyor sacristà.Primerament, lo dit Mestre farà huna fresadura d’or historiada de les històries que lo dit sacristà divisarà, ab son caperó detrás, ben obrada de bono r e de belles sedes e bones, e complia la larguea segons la capa, e d’ample de hun palm d’alna.
Ítem, que faça deèset àngels, cascú de sa continença, tots brodats los camís de fill d’or e aombrats segons pertany ab seda groga. E que sien ab núvols de fil d’argent segons la manera del capell de sent Jachme, qui és en lo drap vell de l’altar major. E que haja de larch lo cors de cascun àngel ab lo núvol I palm, e cascun àngel tinga un aprobii de Passioni Domini.
[Al marge] Los cabells de ses colós de sedes i diademas.
Ítem, hun brota ab huna rosa blancha de seda alçades de punta ab VI fulles verts perfilat d’aur, tres de quada part del brot. E que·n sia posat hun brot en los espays que romandran entre àngel i àngel.
Ítem, entorn de les faldes de la capa serà feyta huna sarment ab fulles e flors de les colors que mils hi campejaran, emperó que tot serà perfilat d’or.
Ítem, sobre totes aquestes coses, si seran fetes axí com se pertanyerà, volen les parts star a dir de mossèn Francesch Daries e de moceen Piquer.
Ítem, lo dit mestre acabarà la dita capa pert tot febrer, venint pena de xxx florins.
E tot açò per preu de ccxxxx florins, pagadós per terços de preu i temps, tantost ara C florins per comprar or e sedes.”

Joan Martí, bordador está documentado en el año 1420, reconociendo que los ciudadanos Manfred de Romaní, alias Escrivà y Bernat Carbó, presbítero, como albaceas del testamento de Ponç de Calatrava, difunto, le habían pagado 161 sueldos por:

“(...) quadam frontalia sive frontals e dues tovalloles brodades ab ses flocadures ad opus capelle beati Petri, martiris, sedis Valencia (...).”




Frontal de altar de la virgen, San Juan Bautista y San Miguel Árcangel, siglo XV
Iglñesia parroquial de Nuestra señora de la Asunción,  Benassal (Castellón)

En el año 1421 del mes de febrero se redacta el testamento del pintor Francesc Vidal, por el que nombra como albacea a Ramon Guillem, bordador, ciudadano de Valencia. 


Casulla historiada con el bordado, siglo XV
Museo catedralicio de Segorbe

Pero no sólo hay bordadores documentados en la ciudad de Valencia, también los hay habitando en la ciudad de Morella (Castellón de la Plana), ya que por la importancia conseguida por esta villa en la edad Media, hubo una numerosa cantidad de artistas que se asentaron y trabajaron en ella. Al menos tenemos referencia documental de tres bordadores. Del primero que se tiene noticia es de Joan Torrelló, documentado el 19 de julio de 1391, por avecindarse en Morella por ocho años: 

“(...) Joan Torelló, brundador i peiter per huit anys, enfranquint-lo de hos e cavalgada particular (...).

Del siglo XV, entre 1408-1410, aparece documentado un tal Joan Ruvio, que aunque habitaba en Valencia, hay notícia de este bordador el 12 de diciembre de 1408 en Morella, por un documento que hace referencia a su vida social, aunque en el 1409 el mayoral de la cofradía de Santa María, Domènec Joan, le hace un pago de 30 florines por su trabajo: 


“(...) 30 florins d’or per un pali o drap que faç o obre per a dita confradía(...)”

En la tabla central del retablo de la Virgen de la Esperanza, vemos como la Virgen esta cubierta con un palio con bellos bordados.



Tabla central del retablo de la Virgen de la Esperanza
Iglesia de Albocasser (Castellón de la Plana)

De nuevo está documentado el 24 de mayo de 1410, por trabajar en colaboración con Berenguer Obach, para hacer un palio: ab ymage de la Verge Maria amb lo Jesus e set angels por el precio de 25 florines y medio.












Frontal de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción
Iglesia parroquial de andilla (Valencia)

Finalmente tenemos una noticia del 1421 de un tal Jaume Blasco. Se le menciona, el 26 de agosto del susodicho año, en un acto de procuración a Sibila: uxor de Jacme Blasco, de la foç, brodador”, mujer del mercader, ya difunto, Bernat.


 Casulla con escapulario del siglo XV-XVI
  Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Catí.




Terno de San Julián, capa, casulla y dalmatíca, siglos XV-XVI
Iglesia Arciprestal de Morella (Castellón de la Plana)


El arte del bordado siguió ofreciéndonos, en siglos posteriores a la edad Media, maravillosas obras, pero esta parte ya la dejo para otros especialistas de la época.