martes, 30 de junio de 2015

Oficios y documentos de la Valencia Medieval. Iluminadores, escribanos, encuadernadores

"Ensenyar a llegir i escriure la llengua valenciana."

El libro,  según el diccionario de la R.A.E., es el conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen. Dicho así parece frío, pero tod@s los que amamos los libros sabemos lo que nos aportan y la compañía que nos ofrecen en esa soledad de nuestro interior. Sí, es una buena pregunta ¿Qué te aporta un libro? Al margen de la respuesta, vamos a comentar sobre él, tanto en su contenido, cuando este es iluminado, y sobre su encuadernación: el volumen en sí. 




Imágenes por gentileza de Luis Duque

Como sabéis, en los primeros siglos de la Edad Media, al menos hasta el XII, el libro fue de uso y lectura exclusivo de los monasterios, el pueblo, aparte de que gran mayoría de las personas no sabía leer, no tenían acceso a ellos, (igual se les quería ignorantes). Ya durante la Baja Edad Media su uso se fue extendiendo y dejó de ser un objeto de culto y de carácter divino para empezar a tratarse como base de trabajo de los estudiantes.


Clase en la Edad Media
Miniatura 
 Innozence IV, Apparatus super V libros Decretalium, 296ff., ms. 31, f. 278
Biblioteca de la Sorbonne
París (Francia)

Como especialista y conocedora de los oficios que se ejercieron en el Reino de Valencia entre los siglos XIII al XV, seguiré con la referencia documental del siguiente pintor-iluminador y maestro de la enseñanza de la lengua valenciana, tanto en la escritura, como en su lectura: 
Joan Sànxeç, documentando en Valencia desde 1393 a 1418. 
Fue pintor e iluminador y enseñó a leer y escribir la lengua valenciana.


Miniatura de un entorno universitario en el siglo XIV
Una primera noticia sobre él es la del año 1393, en la que se le menciona como iluminador. Esta referencia alude a la demanda interpuesta, ante la Cort del Justícia Civil de Valencia, por Miquel Rúvio, su notario, contra Bernat Cassà, también notario, por incumplimiento del contrato que firmaron para la elaboración de "draps empremptas", telas o paños con señales.

Documento de 1393:
Anno a Nativitate Domini MºCCCºXCºIIIº, [die] iovis XXVIIIº augusti. Devant l’onrat en Manuel Ripoll, justícia de la ciutat de València en lo civil, comparech en Miquel Rúvio, en lo nom dejús declarat, e present en Bernat Caçà, per scrit posà ço que·s segueix:
Davant la presència de vós, honrat en Manuel de Ripoll, justícia de la ciutat de València en lo civil, comparech en Miquel Rúvio, notari, procurador d’en Johan Sànxeç, il·luminador de llibres, vehí de la ciutat de València, diu e proposa que com en l’any de la Nativitat del Nostre Senyor Jhesucrit de mccclxxxix en lo mes de noembre fos stada feta [companyia] entre lo dit en Johan Sànxez, principal seu, e en Bernat Caçà, notari de la damunt dita ciutat, per usar i obrar la obra de draps empremptats, ...

Otros asuntos están registrados del artífice en cuestión, pero el que nos interesa ahora es el del año 1413, año en que se registra el pago, este hecho por el clavari de la Clavaria Comuna, por los trabajos efectuados en el Llibre de Privilegis e Llibertats de la ciudad de Valencia.


Jaime II, representado en una letra inicial en el Llibre dels Priveligis
Archivo Municipal de Alcira (Valencia)

Documento de 1413:
“Ítem pagui de manament dels honorables jurats XV florins a·n Johan Sanxez, il·luminador en satisfacció de il·luminar, florejar, capcelmare caplletrar los Privilegis e llibertats de la dita ciutat. E axí fon provehit en consell celebrat a IIII de juny any mccccvii. E ha-n’i albarà dels honorables jurats fet a X de juny anno predicto.”



Representado el rey Pedro IV el Ceremonioso en el Llibre dels Privilegis
Archivo Municipal de Alcira (Valencia)

Le siguen otras referencias documentales, éstas de mayo y julio de 1414, en las que primeramente se le da una cantidad de 11 libras para que acabe de iluminar el mencionado libro.

Documento de mayo de 1414:
Ítem pagui a·n Johan Sànxez, il·luminador, en paga de concorrent convert de çò que deu haver per acabar de il·luminar los Privilegis o libre de aquells acabat e per fer-hi alcunes istòries que·y fallien. E haguì albarà dels honorables jurats. Scrit en València a XXVI de maig de l’any mccccxiiii...... XI lliures.”

Finalmente en julio del mismo año, el 1414, se le hace un segundo pago de 10 libras, 11 sueldos y 9 dineros, de los 541 sueldos y 9 dineros que le debían, pues el trabajo fue tasado por los iluminadores Domènec Crespì y Domènec d'Adzuara, contemporáneos a Joan Sànxeç.

Alfonso IV el Benigno. Llibre dels Privilegis
Archivo Municipal de Alzira


El Libro de los Privilegios de Valencia.
Como bien dice su título en él se registran los privilegios y libertades que concedieron los distintos monarcas de la Corona de Aragón, sirviendo para conectar la monarquía con el pueblo a través de la administración y fue Jaime I quien los concedía al nuevo reinado incorporado a la Corona, el Reino de Valencia.

Posible retrato de Jame I el Conquistador
MNAC (Barcelona)

La redacción de los mismos fue primero sobre pergamino, 
Pergamino de Jaime I
pero con el tiempo y dado que se concedieron algunos más, su redacción fue sobre papel, hecho que permitió que su consulta fuese más fácil. Del Llibre dels Privilegis se hicieron varios ejemplares, pero uno de los más antiguos se ha conservado en el archivo de la Corona de Aragón. En él se destaca los 75 privilegios del rey Jaime I el Conquistador, complementado por los redactados por los reyes Pedro I, Alfonso I y Jaime II de Valencia.


Representación del rey Jaime I en el Llibre dels Privilegis
Archivo Municipal de Alcira (Valencia)
Detalle de la representación del rey Jaime I en el Llibre dels Privilegis
Archivo Municipal de Alcira (Valencia)



Como habéis podido comprobar en las imágenes anteriores, en la inicial están representados algunos de los reyes de la Corona de Aragón, y podemos apreciar que la vestimenta que los cubre es de talle corto, con calzas, cinturón y la corona que los distingue como personas reales. Sentados en sus tronos, como Jaime I que está tocando el arpa o Alfonso el Begnino, que luce una buena espada, para así dar un poco de perspectiva o montando a caballo como es el caso de Pedro el Ceremonioso, con su punyalet

Contar aquí los inicios de la escritura hasta la edad Media requiere otra entrada, pero al menos informaros que los documentos en la Alta Edad Media hasta los comienzos de IX fueron escritos por completo con la escritura Carolingia, ésta surgida en el siglo VIII, hasta que, finalmente, en el siglos XII-XII aquella es desplazada por la gótica, llamada así debido a su forma estilizada y, por que en cierta manera, tomo como punto de referencia la arquitectura del momento con esos arcos y bóvedas ojivales.

Claustro del Silencio (arcos ojivales)
Monasterio de la Valldigna (Valencia)

En cuanto a la iluminación decorativa de la página en los margenes, tenemos todo un mundo de fantasía vegetal, animal y humana llamada "drôleri" (bufonada). Este tipo decoración tienes su inicios en el siglo XII y perdura hasta el XV, aunque hay ejemplos en libros posteriores a dichos siglos. En las siguientes imágenes podéis apreciarlo.

Llibre del Consolat del Mar
Archivo Histórico Municipal de Valencia

Llibre del Mustaçaf
Archivo Histórico Municpal de Barcelona

Y los colores, los habéis apreciado? Tanto los iluminadores o los pintores de la época medieval, su paleta era amplia y aquellos, extraídos de la naturaleza, eran preparados en el obrador o el taller por los aprendices o ayudantes bajo la mirada atenta del maestro aunque había maestros para fabricar los pigmentos como es el caso de Antoni Nicolau, documentando en la ciudad de Valencia en el año 1414:

“(...) magistri faciendi vermeló (...),”

que preparaba el vermellón bermejon/bermellon llamado así por tonalidad roja, hecho a base de insectos como la cochinilla o de minerales como la cinabarita (cinabrio). El amarillo y el verde estaban hechos a base de plantas como la reseda o el azafrán  y también por el ocre, en el caso del primero y de bayas y minerales como el cardenillo o la malaquita para el segundo.

Y el azul? Este fue  un color especial en la Edad Media, tanto que como vemos en un documento del 1418, este del pintor Maties Marti, al que se le encarga un retablo, gran parte de la cantidad estipulada para la facturación del mismo, tenia que ser destinada para la compra de 3 libras, 2 onzas y un quarter para  "azur de Acre" (Azul de Acre), azul marino del lapislalázuli y también se extraía de plantas como el añil, y que se utilizaba, especialmente, para el manto de la Virgen.


La Virgen de Tobed, atribuída a Llorenç Saragossa

Igualmente el blanco y el negro se preparaban de minerales, plomo carbono o incluso para el último marfil quemado, toda una curiosidad.
Y finalmente tenemos el dorado y plateado, sacados del oro y de la plata y que bien se presentaban en polvo (pulverizado) o en láminas muy finas (pan de oro). De este último, el pan de oro, ya lo mencione en mi entrada sobre los doradores:
 http://sunimocholirosello.blogspot.com.es/search/label/doradores



Podría seguir escribiendo de los escribanos, copistas, encuadernadores, pero creo que para una primera parte está bien. Seguiré, os lo prometo.

Espero que os haya gustado..